En Alemania se vendieron más tornamesas que reproductores de CD en el 2011

Según un artículo del Kölnische Rundchau sobre el reporte de la GfU (Gesellschaft für Unterhaltungselektronik) en el año 2011 se vendieron más tornamesas que reproductores de CD, las cifras son 118,000 unidades contra 87,000. Como equipo separado  para integrarse a un sistema.

Como referencia, en 1994 se vendieron 205,000 tornamesas, con "renacimiento" o sin el, como sea, el cambio de siglo le ha tumbado ventas de alrededor de 100,000 unidades al formato análogo. En contraparte en 1994 se vendieron 1.7 millones de reproductores de CD, una abismal caída de ventas de 1.6 millones.

No olvidemos que el reporte menciona que una quinta parte de las personas no usan ya de modo cotidiano algún medio físico para reproducción musical, es decir prefieren reproductores tipo MP3.

El artículo comenta que buenos modelos de tornamesas se consiguen en 350 Euros, mientras que el rango medio ronda los 1000 Euros y los modelos de gama alta inician alrededor de los 2500 Euros.

Sobre este tema un reporte de la revista Stereo comenta que también la GfK coincide en este hecho, más tornamesas se vendieron que reproductores de CD, como equipo separado.

Sin embargo en sistemas compactos conocidos como sistema-componentes o minicomponentes la diferencia es inversa, 24 millones de sistemas de audio incluyen reproductor de CD contra los 14 millones que incluyen tornamesa y de aquí se sabe que el costo promedio de un sistema con tornamesa es de 115 Euros mientras que el costo promedio de aquel que tiene CD como fuente principal de sonnido ronda los 274 Euros. Más aún, de esto se entendería que la gente destina más dinero a un mejor sistema con CD que a uno con tornamesa, marcando claramente que hay una inundación en el mercado de tocadiscos baratos, posiblemente usados principalmente para digitalizar viejos discos más que para usarse como un medio cotidiano.
 
La gráfica indica porcentaje de importe de ventas.
 
 
 


Renace de las cenizas, Cary Audio relanza Audio Electronics

En lo que es una grata noticia Cary Audio ha re-introducido al mercado bajo el nombre Audio Electronics by Cary lo que anteriormente se conoció como Audio Electronics Supply. Sin duda una excelente decisión en tiempos de dificultad económica, bien recibidos serán estos equipos basados en bulbo cuyos precios no rebasan los 2000 USD, adicionalmente para quien lo valore son fabricados en Estados Unidos.

A modo de introducción presentamos al preamplificador Constellation:



APEX, NORTH CAROLINA

OCTOBER 23, 2012
When music is the goal, the new Constellation tube preamplifier is a perfect choice. The Constellation uses the excellent 6SN7 tube running in Class-A triode mode that is coupled to a fully-regulated power and heater supply. The transformer is a custom R-core power device designed to our own specifications. The preamplifier was built using premium parts, and a simple signal path was designed with sonic purity in mind.
The Constellation was developed to offer the absolute best in sound quality without adding all the bells and whistles. Whether enjoyed in an existing system or coupled with the new Hercules power amplifier, the Constellation will be a source of years of musical enjoyment for you without breaking the bank.
The Constellation preamplifier is currently available for purchase through Audio Electronics by Cary Audio’s online store (www.aebycary.com) or through your local Cary Audio dealer.
Weight: 22 lbs.
Dimensions: 13” L x 14.25” W x 7.5” H
Retail price: $1,495 

Esta sí es una joya de la corona: Wilson Benesch

A diferencia de otras tantas compañias "inglesas" o de sede inglesa con manufactura "overseas" Wilson benesch ofrece diseños que solo a la vista develan su refinamiento técnico, no mencionada muy a menudo no es de extrañar en un mercado y sociedad que vive para marcas y no así para productos de calidad.

Presento a modo de muestra estos ejemplos:









Una brutalidad Burmester 111


Descuella por todos lados, la revista Stereo de Alemania le da la portada de Noviembre y dice sin tapujos que es la referencia en cuanto a servidores. Esta maravilla como era de esperarse no llega de modo fácil pero si reune 29000 Euros podrá ser suyo. Con todo mi respeto y admiración lo he dicho hacia otros y lo digo de nuevo: hacer un gran equipo por mucho dinero no es tan complicado, hacer uno excelente a un precio razonable es lo meritorio.
 
 
Pero cual sea el caso deleitémosnos con este aparatazo, una ventaja es que la construcción interior es de primer nivel, magnífica, si la vieran lo comprobarían.



Interesante gráfica comparativa de respuesta de impulso

¿Que tal? Yo me quedo con DSD

El CD cumplió 30 años

El CD cumplió 30 años
El 1ro de octubre de 1982 comenzó a venderse el CDP-101 en Japón: fue el primer reproductor de discos compactos de la historia, y llegó para pelearle el lugar de reproductor de música por excelencia al disco de vinilo y al cassette de cinta (que la propia Sony había ayudado a popularizar con su línea Walkman).
El disco compacto había nacido años antes, a fines de la década de 1970, como un proyecto de investigación de Philips; su nombre remite, justamente, a ofrecer un soporte físico más pequeño que el disco de vinilo, y al mismo brindar una mejor calidad de audio (aunque los defensores del vinilo siguen discutiendo esto). En forma simultánea Sony había estado trabajando en un esquema similar. Así, ambas compañías se unieron y definieron el estándar del Compact Disc; luego se sumaron CBS (discográfica de Sony) y Polygram (propiedad de Philips).

El primer álbum elegido fue el sexto disco solista de Billy Joel, llamado 52nd Street .


[Imagen: pic604-300x300.jpg]


El CD llevó a las masas la posibilidad de escuchar audio de alta fidelidad, registrado en 16 bit y una tasa de muestreo de 44,1 kHz (es decir, que toma 44.100 muestras de sonido por segundo, y codifica cada una usando 2 bytes de información).
El CD original tenía una duración de 74 minutos y 33 segundos, y la leyenda popular sugiere que se hizo así porque la esposa de Norio Ohga, vicepresidente de Sony, quería poder escuchar la 9na Sinfonía de Beethoven en un solo disco, algo que también figura en la historia oficial de Philips. Sin embargo, Kees Schouhamer Immink , uno de los desarrolladores del diseño original del CD, argumenta que Sony apostaba por un disco de 10 cm y Philips de 11,5 cm. Como Philips ya estaba construyendo una fábrica para ese formato, Sony hubiera quedado en desventaja si hubiera aceptado la propuesta de Philips.
Finalmente se tomó el tamaño de 12 cm, aunque las discográficas sólo podían grabar, al principio, hasta 72 minutos; la versión de 74 minutos de la 9na Sinfonía de Beethoven, registrada en 1951 en el Bayreuther Festspiele con la conducción de Wilhelm Furtwängler, pudo ser plasmada en CD recién en 1988.
Según Sony, la idea original era que el CD se usara en forma vertical, pero luego se dieron cuenta que usarlo en forma horizontal era más sencillo (hoy muchas compacteras, sobre todo de PC. pueden ser usadas en ambas posiciones). La primera lectora de CD llevaba el número de modelo 101, un homenaje nipón a la condición binaria de toda la información que se almacenaba allí.


[Imagen: im_Cd%20Player.jpg]


El CD fue un éxito, y cambió la manera en que se escuchaba música. También, y probablemente sin que sus creadores lo anticiparan, la forma en que la música se distribuye: una vez que se volvió digital, y con el crecimiento de las computadoras capaces de leer estos discos (el CD-ROM nació en 1985) fue imposible detener su copia. La creación y posterior estandarización del MP3 (técnicamente, la capa III del estándar MPEG-1) en 1991 fue el principio de una lenta (y no concluida) retirada del disco compacto como soporte físico preferido para la música.


Con motivo del 30 aniversario de la entrada del CD al mercado, Universal Music ha lanzado esta semana en Japón una serie especial de CD que incluye, como no podía ser de otro modo, la Novena Sinfonía de Beethoven en homenaje a su influencia en el disco que marcó una nueva era en el audio.