Reflexiones de un audiofilo
Por Yazmín Mézquita

Una de las cosas que he perdido con el tiempo es el disfrutar del audio de alta calidad y que he comenzado a redescubrir, todo empezó desde la aparición del mp3 ese “generoso” formato de audio que nos permitió aprovechar al máximo la entonces pequeña capacidad de los medios de almacenamiento digitales, pero casi sin darme cuenta quede prendado de un formato que baja la calidad del audio de manera considerable y que no le hace justicia a su original, el problema surge en el momento en el cuál pude llevar conmigo una gran cantidad de música en un espacio muy reducido algo que en ese momento resultaba sorprendentemente conveniente y seductor, no obstante, estaba sacrificando algo que por muchos años fue para mi primordial, la calidad, comencé a llevar cada disco que adquiría al formato mp3 sin escuchar antes el original, lo que sin duda y después de varios años de hacer esto me llevo a desacostumbrar mi oído a la calidad y al detalle sonoro que existe en una grabación, me conforme con la pobre fidelidad del mp3 hasta perderme en el, hoy nuevamente, comienzo a descubrir y volver a entrenar mi oído en la calidad, los nuevos formatos sin pérdidas ahora son la solución, te dan esa “textura” que el mp3 y los formatos similares no logran, la “espacialidad” es algo que ya no recordaba, esa sensación de poder distinguir de que lado viene el sonido de cada instrumento que se encuentra registrado en la grabación, detalles como el barrido de una cuerda con el dedo ahora vuelven a surgir dando esa naturalidad a la música, una sensación que es imposible alcanzarla con el mp3, pues bien eso ha cambiado y vuelvo a disfrutar la música con todo su detalle, las nuevas grabaciones realizadas que definen hoy como"alta resolución" hacen de la música algo nuevo y espectacular, próximamente cambiarán nuevamente la manera en que escuchamos música, y por lo tanto los nuevos dispositivos portátiles de audio digital darán un salto enorme que comenzarán a sorprender hasta a los más neófitos en cuestiones de audio.

Los amplificadores de bulbos nos regresan nuevamente a disfrutar de una experiencia musical analógica que ya se había perdido y que combinados con las tecnologías digitales abren nuevas posibilidades para aprovechar los formatos de música digital en alta resolución, el uso nuevamente de tornamesas y discos de vinilo con amplificadores de bulbos alcanzan un sonido que no tiene igual regresandonos a ese ritual casi místico que significa sustraer el disco de su sobré de cartón para colocarlo sobre la platina para después colocar la aguja sobre el surco y comenzar a escuchar ese suave sonido de esta viajando radialmente sobre el disco, dando así principio a ese viaje musical que evoca recuerdos, sentimientos y emociones que sólo un melomano y audiofilo puede entender.

Los especialistas en cuestiones de audio reconocen que formatos como el mp3 no son sólo de baja calidad sino que resultan de un costo alto de acuerdo a la relación costo-calidad, servicios de venta de música digital como iTunes hacen un gran negocio vendiendo un producto que no es mejor que el CD, quizá si más cómodo, pero no mejor, por esta razón han comenzado a surgir nuevas empresas de descarga de música digital que ofrecen esta en alta resolución en formatos de audio sin pérdidas y que con el tiempo seguro obligaran a iTunes y empresas similares a cambiar su modelo de negocios ofreciendo verdadera calidad, por el momento solo nos queda esperar y entrenar el oído para distinguir esas diferencias sonoras que implican los formatos de audio digitales que han cambiado la manera en que escuchamos música.